Inicio > Español > El marco general

 

El marco general

 

Un Parlamento bicameral

  • El papel político

  • El papel legislativo

 

 El mandato

 

 Derecho parlamentario

  • El Reglamento

  • Los precedentes

 

Un Parlamento bicameral

De acuerdo con lo dispuesto por el artículo 24 de la Constitución, el Parlamento comprende la Asamblea Nacional y el Senado. Surgida de la Asamblea Nacional de 1789, la primera se reúne en el Palais‑Bourbon desde hace dos siglos. La segunda cámara –que no siempre se encuentra presente en las constituciones que se subsiguieron desde 1791- se reúne en el Palais du Luxembourg. Las dos asambleas se diferencian por su papel político y su papel legislativo.

  • El papel político

     Las dos asambleas no tienen el mismo cuerpo electoral: universalidad de electores, es decir sufragio universal directo para la Asamblea Nacional, que corresponde a aproximadamente 40 millones de electores inscritos; sufragio universal pero indirecto por lo que se refiere al Senado, cuyo colegio electoral comprende a alrededor de 150.000 personas.

     EL PALAIS BOURBON

    El 18 de septiembre de 1795 el edificio conocido con el nombre de Palais Bourbon fue destinado a una asamblea política (el Consejo de los Quinientos) y el 21 de enero de 1798 se inauguró en él la primera sala de sesiones. Desde esa fecha, la historia del palacio se confunde con la de las asambleas que bajo denominaciones diversas (Cuerpo legislativo, Cámara de diputados, Asamblea Nacional) ha acogido. Sin embargo, la historia del palacio comenzó durante la primera parte del siglo XVIII.

    Residencia de príncipes

    El Palais-Bourbon fue construido a partir de 1722 por la Duquesa de Borbón, hija de Luis XIV y de Madame de Montespan, en un terreno que ella misma adquirió en 1720. Terminado en 1728, el palacio, que por su estilo evocaba el Gran Trianon, fue considerado en el siglo XVIII como "el mayor ornamento de la ciudad después de las residencias reales".

    Tras la muerte de la Duquesa de Bourbon, el palacio fue adquirido por Luis XV quien lo cedió en 1764 al Príncipe de Condé. Éste realizó obras de ampliación y acondicionamiento que finalizaron en 1788. Un año más tarde, huyendo de la Revolución, el Príncipe de Condé se vio obligado a irse de Francia y permanecer fuera durante veinticinco años.

    El primer palacio republicano

    Confiscado en 1791, el palacio fue declarado patrimonio de la Nación. En 1794 acogió en su seno la futura "école polytechnique" —prestigiosa escuela de ingenieros— antes de ser asignado en 1795 al Consejo de los Quinientos. Se encargó a los arquitectos Gisors y Lecomte que construyeran una sala de sesiones en hemiciclo, la cual será utilizada, sin modificación alguna, hasta 1829. De esta primera sala lo único que subsiste es el pupitre del Presidente y la tribuna del orador.

    En 1806 se tomó la decisión de añadir, del lado del puente de la Concordia un peristilo de doce columnas sobre una gradería de treinta escalones, el cual hace digno juego con la iglesia de la Magdalena.

    Desde la Restauración hasta nuestros días

    Durante la Restauración, el Príncipe de Condé quiso recuperar su propiedad. Sin embargo se vio obligado a alquilarlo para que sirviese a la Cámara de Diputados antes de que el Estado llegase a ser definitivamente su propietario en 1827. Durante cinco años – la inauguración tuvo lugar el 21 de noviembre de 1832-, el arquitecto Jules de Joly dirigió las transformaciones que habrían de otorgarle su aspecto actual; entre dichas modificaciones figura la creación de tres "salones" lindantes con la Sala de Sesiones y la edificación de la Biblioteca. La decoración del techo de esta última y la de uno de los salones se confió a Eugène Delacroix.

    Las obras desarrolladas en el siglo XX correspondieron esencialmente al acondicionamiento interno, ya sea para ganar espacios de trabajo suplementarios (acondicionamiento de los tejados), o bien para satisfacer las exigencias de la vida moderna (instalación de una planta eléctrica, creación de salas de reunión, áreas de estacionamiento, red de control audiovisual, obras de cableado, etc.). Además del Palais Bourbon, la Asamblea Nacional, en la cual trabajan alrededor de 3.000 personas, dispone en las cercanías de otros tres edificios.

     

    Para mayor información :

    L’Assemblée nationale et le Palais Bourbon dhier à aujourdhui - Collection Connaissance de l'Assemblée n° 10

    La Assamblea Nacional y el Palais Bourbon de ayer y de hoy – Colección Conocimiento de la Asamblea n° 10

    — Las dos asambleas presentan un ritmo de renovación diferente: el Senado es una asamblea permanente –no puede ser disuelta- cuyos miembros, ahora elegidos por un período de seis años, se renuevan en un cincuenta por ciento cada tres años. El mandato de los diputados que, normalmente es de cinco años, puede interrumpirse mediante la disolución; desde 1958 el Presidente de la República ha utilizado en cinco ocasiones el poder de disolución que le confiere el artículo 12 de la Constitución: 1962, 1968, 1981, 1988 y 1997. Se denomina "Legislatura" el lapso de vida de una asamblea, es decir, aquel que transcurre entre el momento en que se constituye y aquel en el cual deja de existir, ya sea debido a la extinción del mandato de sus miembros, o bien por disolución.

    —  Debido a su modo de elección, que la convierte en la expresión directa de la soberanía popular, la Asamblea Nacional constituye el eslabón principal de aquello que se denomina régimen mayoritario: por medio de las elecciones legislativas, los electores eligen la afiliación política del equipo que, bajo la autoridad del Primer Ministro, va a constituir el Gobierno, cuya acción contará por consiguiente con el apoyo de la mayoría de los diputados.

    —  La Constitución organiza precisamente ante la Asamblea Nacional la aplicación de la responsabilidad del Gobierno, de acuerdo con modalidades que se examinarán más adelante.

     

  • El papel legislativo

     Un texto no se convierte en ley sino después de haber sido sometido a un examen sucesivo por parte de cada asamblea –se trata de las idas y vueltas- y, normalmente, votado por éstas en los mismos términos. No obstante, la Constitución marca la especificidad de la Asamblea Nacional en varios puntos :

     - El segundo párrafo del artículo 39, dispone que los proyectos de leyes de Presupuestos y los proyectos de ley de financiación de la seguridad social sean sometidos en primer lugar a la Asamblea Nacional.

     - El cuarto párrafo del artículo 45, dispone que cuando, pese a la aplicación de un procedimiento de conciliación en forma de una comisión mixta paritaria, las dos asambleas no logren llegar a la adopción de un texto común, podrá pedirse a la Asamblea Nacional que se pronuncie definitivamente.

     Sin embargo, en dos ámbitos, este derecho de última palabra no puede aplicarse: se trata en primer lugar de las leyes orgánicas relativas al Senado que deberán ser votadas en los mismos términos por ambas asambleas (cuarto párrafo del artículo 46 de la Constitución); por otra parte se trata de las leyes por las que se reforma la Constitución, segundo párrafo del artículo 89 en el que se estipula que "el proyecto o la proposición de reforma deberá ser votado por las dos asambleas en términos idénticos."

     El mandato

     El mandato parlamentario presenta dos características principales :

    — Es general. Lo anterior se afirmó desde la primera Constitución francesa (3 de septiembre de 1791): "Los representantes nombrados en los departamentos no serán representantes de un departamento particular sino de la Nación entera, y no podrá dárseles mandato". De lo cual resulta que la desaparición de la circunscripción no afecta el mandato, como pudo observarse en 1871, al igual que en 1962 tras la proclamación de la independencia de Argelia.

    — Es independiente. "Será nulo todo mandato imperativo" (primer párrafo del artículo 27 de la Constitución). Esta prohibición de orden jurídico no impide a los diputados que suscriban compromisos ante sus electores, ni que respeten las consignas de voto impuestas por su grupo político. Sin embargo, el alcance de tales compromisos y tales consignas sólo es de carácter político.

     Una disposición del Reglamento confirma la independencia del mandato: "Queda prohibida la constitución en el seno de la Asamblea Nacional (…) de grupos de defensa de intereses particulares, locales o profesionales y que impliquen la aceptación por sus miembros de un mandato imperativo " (apartado 1 del artículo 23).

       Derecho parlamentario

     El Reglamento y precedentes constituyen las dos fuentes principales del derecho parlamentario.

    • El Reglamento

      El objeto del Reglamento de una asamblea consiste en organizar su funcionamiento interno, los procedimientos seguidos en sus deliberaciones y la disciplina de sus miembros.

      El Reglamento y las modificaciones que se le incorporan se adoptan en forma de una propuesta de resolución.

       En efecto, los Constituyentes de 1958 se esforzaron en establecer la primacía de la Constitución con respecto al Reglamento y para ello procedieron de dos maneras.

       La primera consiste en constitucionalizar y, por lo tanto, a proteger contra modificaciones demasiado frecuentes una parte de la materia reglamentaria tradicional. De esta manera, pasaron al ámbito constitucional el número de comisiones legislativas permanentes, las modalidades del examen sucesivo (las idas y vueltas) entre la Asamblea y el Senado, la fijación del orden del día, etc.

       En el momento de su adopción, y con respecto a cada una de sus modificaciones, el Reglamento se encuentra ahora sujeto a un control de constitucionalidad previa, de conformidad con el primer párrafo del artículo 61 de la Constitución. " Los Reglamentos y las modificaciones a los Reglamentos aprobados por una u otra asamblea serán transmitidos al Consejo Constitucional por el Presidente de la asamblea" (último párrafo del artículo 17 de la Ordenanza n° 58-1067 de 7 de noviembre de 1958 aprobatoria de la ley orgánica sobre el Consejo Constitucional).

       Si el Consejo Constitucional declara contraria a la Constitución una disposición del Reglamento, ésta no podrá aplicarse (último párrafo del artículo 23 de la Ordenanza Orgánica antes citada). Podrá asimismo acompañar sus decisiones con precisiones referentes a modalidades de acuerdo con las cuales deberá ponerse en práctica tal o cual disposición. De esta manera, la jurisprudencia del Consejo Constitucional contribuye de manera considerable a la formación del derecho parlamentario.

    • Los precedentes

     Permiten remediar el carácter demasiado general de la norma escrita. Resultantes de las deliberaciones de la Asamblea o de resoluciones adoptadas por algunos de sus órganos, tienen por objeto precisar las modalidades de aplicación de la norma, interpretarla, completarla, modificarla o derogarla. La tradición parlamentaria siempre ha hecho coexistir el derecho escrito y las normas no escritas (precedentes, tradición "de la Cámara", jurisprudencia de los órganos internos, etc.).