Inicio > Español > Principales órganos


Los principales órganos
 

 

  La mesa     

  El Presidente de la Asamblea nacional

  La Conferencia de Presidentes

  Los administradores (Questeurs)

  Los grupos

  Las comisiones y las delegaciones parlamentarias

 

La mesa

La Mesa es el órgano colectivo que, dependiente de la autoridad del Presidente, regula la vida interna y dirige los trabajos de la Asamblea Nacional.

 La Mesa consta de 22 miembros: el Presidente; 6 Vicepresidentes; 3 Administradores (Questeurs); 12 Secretarios.

El Presidente (véase a continuación) que entre 1875 y 1958 fuera sometido a reelección anual, actualmente es elegido para toda la legislatura (artículo 32 de la Constitución).

 Todos los otros miembros se eligen cada año en la sesión de apertura del período ordinario de sesiones, es decir en octubre. De acuerdo con el apartado 2 del artículo 10 del Reglamento de la Asamblea Nacional, la configuración de la Mesa se hará procurando " reproducir (…) la composición política de la Asamblea ", sin que se exija una proporcionalidad rigurosa. Cuando las candidaturas existentes correspondan al número de vacantes, lo cual es con mucha frecuencia el caso, la designación no da lugar a votación.

  •   Atribuciones

 La Constitución define directamente dos de ellas :

 - el segundo párrafo del artículo 26, supedita a su autorización cualquier medida de arresto o cualquier otra medida privativa o restrictiva de libertad adoptada con respecto a un diputado.

- en el párrafo 3 del artículo 89 está previsto que en caso de reforma de la Constitución, la Mesa del Congreso será la de la Asamblea Nacional.

 La Mesa dispone de una competencia general en materia de dirección de la Asamblea. Tiene "plenos poderes para ordenar (sus) debates […] y para organizar y dirigir todos sus servicios " (apartado 1 del artículo 14 del Reglamento). Ciertas facultades se ejercen de manera individual: los Vicepresidentes suplen y representan al Presidente; los Administradores (véase a continuación) están a cargo de la gestión administrativa y financiera; los Secretarios supervisan las votaciones.

 La Mesa asume colegiadamente la representación de la Asamblea en los actos exteriores, así como para interpretar y aplicar el Reglamento, solucionar los incidentes de sesión de carácter mayor y asegurar la igualdad de tratamiento con respecto a la comunicación audiovisual. La organización de los servicios y el estatuto del personal de la Asamblea están regulados por las deliberaciones de la Mesa.

  • Las delegaciones de la Mesa

 Con el fin de preparar ciertas decisiones de la Mesa, se ha instituido la costumbre de constituir delegaciones en su seno.

Actualmente existen seis delegaciones

Durante la XII legislatura fueron encargadas de :

- la aplicación del estatuto de diputado,

- la comunicación,

- las actividades internacionales,

- las cuestiones referentes a las oficinas parlamentarias,

- el examen de la admisibilidad financiera de las proposiciones de ley,

- los grupos de estudio.

 

Durante la XIII legislatura conciernen a las materias siguientes :

 

- la comunicación audiovisual y la prensa,

- la aplicación del estatuto de diputado,

- las cuestiones referentes a los grupos de estudio y las oficinas parlamentarias,

- las actividades internacionales,

- la informática y las nuevas tecnologias,

- el examen de la admisibilidad de las proposiciones de ley.

 

 Cada una de dichas delegaciones está presidida por un Vicepresidente que asumirá el papel de ponente de las conclusiones de su delegación ante la Mesa.

 La Mesa se reúne aproximadamente una vez al mes. Cada reunión dará lugar a la publicación en el Feuilleton y en el sitio Internet de la Asamblea de una relación de las decisiones adoptadas, algunas de cuales serán publicadas en el Journal Officiel.

El Presidente de la Asamblea nacional

 En virtud de su artículo 32, la Constitución de la V República otorgó al Presidente de la Asamblea Nacional la duración en el cargo, dado que lo hace elegir para los cinco años de la legislatura, mientras que durante la IV República su elección debía renovarse al principio de cada período de sesiones anual. Si bien perdió algunas de sus prerrogativas –en particular durante el período de reemplazo del Presidente de la República, en beneficio del Presidente del Senado- el Presidente de la Asamblea Nacional sucedió a éste último en la presidencia del Congreso del Parlamento en Versalles en caso de reforma de la Constitución. Ambos Presidentes comparten varias prerrogativas constitucionales: poder de nombramiento, derecho de remisión y en ciertas circunstancias deben ser consultados.

- Cada uno de los dos presidentes nombra a tres miembros del Consejo Constitucional (primer párrafo del artículo 56 de la Constitución); cada uno designará asimismo a una personalidad para reunirse en el seno de los dos colegios del Consejo Superior de la Magistratura (tercer párrafo del artículo 65 de la Constitución).

- Los Presidentes estarán habilitados para remitir al Consejo Constitucional un texto adoptado por el Parlamento antes de su promulgación (segundo párrafo del artículo 61 de la Constitución) o de un tratado internacional que pueda contener una cláusula contraria a la Constitución (artículo 54 de la Constitución). De esta manera, la V República otorgó a los presidentes de las asambleas un papel inédito de defensores de la Constitución, lo cual engrandeció la dimensión de su función.

 - Los Presidentes de las dos asambleas deberán imperativamente ser consultados en caso de disolución (primer párrafo del artículo 12 de la Constitución), cuando el Presidente de la República decida aplicar el artículo 16, y en el caso previsto por el tercer párrafo del artículo 28, en que el Primer Ministro decide la ampliación de los días de sesión.

 Además, el Presidente de la Asamblea Nacional está encargado de velar por la seguridad interior y exterior de la Asamblea (apartado 2 del artículo 13 del Reglamento de la Asamblea Nacional).

 A la vez Presidente de la Mesa y de la Conferencia de Presidentes, es el único habilitado para  "realizar las comunicaciones" de la Asamblea Nacional (apartado 3 del artículo 13 del Reglamento), en particular mediante la adveración del resultado de sus deliberaciones, elaborando el balance de cada período de sesiones y defendiendo las prerrogativas de la Asamblea.
 

 LOS PRESIDENTES DE LA ASAMBLEA

Desde el 17 de junio de 1789, fecha en que llevó a su presidencia a Jean-Sylvain Bailly, su primer presidente, la Asamblea ha conocido a alrededor de 240 personalidades que se han sucedido en la "perchoir —percha—", para retomar la imagen comúnmente utilizada para referirse al pupitre presidencial.

La importancia de esta cifra ha de explicarse por la práctica de las asambleas revolucionarias que juzgaron conveniente reemplazar cada quince días al titular del cargo: de esta manera a lo largo de sus quince años de existencia, la Asamblea Constituyente, la Asamblea Legislativa, la Convención, el Consejo de los Quinientos y el Cuerpo legislativo vieron una sucesión de 188 presidentes.

Puede decirse que los constituyentes de la V República adoptaron la opción opuesta dado que previeron que la Asamblea eligiese a su Presidente al principio de la legislatura y por toda la duración de ésta, es decir, normalmente para cinco años. El Presidente de la Asamblea, al que la Constitución confiere por lo demás poderes considerables, dispone de una importancia que, más allá del poder de influencia que le otorgan sus funciones, le confiere un papel particular en el funcionamiento de las instituciones.

Entre aquellos que han desempeñado la función figuran numerosos nombres célebres, entre los cuales, además de Bailly, es posible citar a Talleyrand, Sieyès, el abad Grégoire, Mirabeau, Condorcet, Danton, Robespierre, Saint-Just, Lazare Carnot, Cambacérès, Chénier, Lucien Bonaparte, Royer-Collard, Gambetta, Edouard Herriot, etc.

Desde 1958, el puesto ha sido ocupado sucesivamente por: Jacques Chaban-Delmas (diciembre de 1958 a junio de 1969), Achille Peretti (junio de 1969 a abril de 1973), Edgar Faure (abril de 1973 a abril de 1978), Jacques Chaban-Delmas (abril de 1978 a mayo de 1981), Louis Mermaz (julio de 1981 a abril de 1986), Jacques Chaban-Delmas (abril de 1986 a mayo de 1988), Laurent Fabius (junio de 1988 a enero de 1992), Henri Emmanuelli (enero de 1992 a abril de 1993), Philippe Séguin (abril de 1993 a abril de 1997), Laurent Fabius (junio de 1997 a marzo de 2000), Raymond Forni (29 de marzo de 2000 a 18 de junio de 2002), Jean-Louis Debré (25 de junio de 2002 a 4 de marzo de 2007), Patrick Ollier (2007), Bernard Accoyer (después junio 2007).

 

Los ex Presidentes de la Asamblea Nacional

 

En la dirección de los debates, el Presidente –cada vez que resulta necesario suplido por uno de los Vicepresidentes- desempeña un papel cuya importancia puede evaluarse a partir del artículo 52 del Reglamento: "El Presidente abrirá la sesión, dirigirá las deliberaciones, hará cumplir el Reglamento y mantener el orden, y podrá en cualquier momento suspender o levantar la sesión. "

 Los Presidentes encarnan y representan la Asamblea Nacional en el exterior. La parte de las relaciones internacionales en sus actividades se ha incrementado durante los últimos quince años. Reciben a múltiples personalidades y delegaciones extranjeras. A partir de junio de 1993, reanudando una tradición interrumpida desde la recepción en 1919 de Woodrow Wilson, Presidente de Estados Unidos, se ha recibido a jefes de Estado y de Gobierno extranjeros no sólo en el Hôtel de Lassay y en el Palais-Bourbon sino en el hemiciclo en el que, desde 1875, no ha penetrado ningún Presidente de la República francesa. La Constitución de 1958 prohíbe por lo demás que el Presidente de la República se dirija directamente a las asambleas y, de hecho, comunica con ellas por medio de mensajes que manda leer y que no dan lugar a ningún debate (artículo 18).

La Conferencia de Presidentes

 La Conferencia de Presidentes, cuya creación se remonta a 1911, a título principal interviene en el marco de la fijación del calendario de trabajos de la Asamblea.

 A diferencia de la Mesa, no surge directamente de una votación de los diputados. Forman parte de ella de manera preceptiva: el Presidente de la Asamblea Nacional, el cual convoca "la Conferencia" y la preside; los seis Vicepresidentes; los presidentes de las seis comisiones permanentes y, cuando corresponda, de una comisión especial; los presidentes de los grupos, a los cuales se atribuye, en caso de votación, "un número de votos igual al de miembros de su grupo" (apartado 7 del artículo 48 del Reglamento); sin embargo en Conferencia de Presidentes las votaciones son muy escasas. A los anteriores ha de añadirse al Ponente General de la Comisión de Presupuestos y, desde 1995, el Presidente de la Delegación para la Unión Europea, símbolo de la influencia adquirida por el citado organismo. El Gobierno está representado en ella por uno de sus miembros, habitualmente el Ministro encargado de las relaciones con el Parlamento.

 Aparentemente, el papel que desempeña la Conferencia desde 1958 ya no es sino de ejecución. En el transcurso de su reunión semanal "examinará el orden de los trabajos del Pleno para la semana en curso y las […] siguientes." En dicha calidad, será destinataria, a través del Presidente, de "las solicitudes de inclusión prioritaria en el orden del día" del Pleno formuladas por el Gobierno (apartado 4 del artículo 48 del Reglamento). Por lo demás, se limita a formular propuestas "a título de complemento a las discusiones señaladas como prioritarias por el Gobierno", lo cual constituye el orden del día complementario.

 En la reforma constitucional del 4 de agosto de 1995 está prevista una sesión cada mes reservada prioritariamente a un orden del día fijado por la Asamblea. La Conferencia de Presidentes elige la fecha de dichas sesiones y determina las normas de distribución entre el conjunto de los grupos políticos.

 Corresponderá asimismo a la Conferencia fijar la fecha de discusión de las mociones de censura cuando se hayan presentado y reglamentar el tiempo de uso de la palabra en la discusión legislativa y en los debates, así como las normas de organización y el calendario detallado del "maratón" presupuestario. Fija además las sesiones semanales destinadas a las preguntas orales cuyo desarrollo organiza.

Por último, la Conferencia puede acordar la organización de ciertas votaciones nominativas "solemnes", diferidas al momento más favorable para la participación de los diputados (apartado 1 del artículo 65 del Reglamento).

 La conferencia de Presidentes es un espacio de reunión, e incluso de negociación entre los representantes de los grupos y comisiones y el Gobierno que está representado en ella por uno de sus miembros, comúnmente el Ministro encargado de las relaciones con el Parlamento. Fuera de las cuestiones referentes al orden del día, su reunión constituye una oportunidad para evocar y resolver todos los problemas inmediatos que pueda plantear el funcionamiento de la Asamblea, en particular en el ejercicio de su función deliberativa. En dicha calidad, desempeña una función considerable y cuya importancia es creciente.

  Los administradores (Questeurs)

 El término y la función datan del Senado-consulto del 28 frimario del año XII (20 de diciembre de 1803). A partir de la III República, existen tres Administradores. Tradicionalmente dos de ellos pertenecen a la mayoría y el tercero a la oposición "Los Administradores estarán encargados de los servicios financieros y administrativos, bajo la alta dirección de la Mesa, y no se podrá comprometer ningún gasto nuevo sin su previa autorización" (primer apartado del artículo 15 del Reglamento). La Asamblea Nacional los nombra al principio de cada legislatura y, al igual que a los otros miembros de la Mesa, excepto al Presidente, los renueva cada año en octubre, en la sesión de apertura del período de sesiones (primer apartado del artículo 10 del Reglamento).

 Los tres Administradores se encargarán colegiadamente de la gestión administrativa y financiera de la Asamblea. La dirección de personal, el equipo, el parque automóvil, los edificios, los restaurantes y el quiosco de bebidas, los regímenes de seguridad social, las pensiones, etc. caen dentro de su ámbito de competencia. Su papel es particularmente importante en el ámbito presupuestario: preparan y aprueban el presupuesto de la Asamblea –en una formación en la que se reúnen con los Administradores (questeurs) del Senado y bajo la presidencia de un presidente de sala del Tribunal de Cuentas-; y asumen la consignación de gastos. Como consecuencia de la autonomía financiera de las asambleas: los Administradores consignan los gastos sin estar sujetos al visto bueno de un Interventor General del Estado, funcionario del poder ejecutivo.

 Por delegación del Presidente, los Administradores velan por la seguridad del Palais-Bourbon. En dicha calidad, organizan y controlan las modalidades de acceso y de circulación dentro del Palacio. Si se considera la política de "puertas abiertas" instrumentada por la Asamblea durante los últimos años, el ejercicio de esta responsabilidad resulta particularmente delicado.

Los grupos

 En su artículo 4, la Constitución sólo trata de los partidos y grupos políticos y no de los grupos parlamentarios que constituyen la expresión organizada de los partidos en el seno de la Asamblea. En la Cámara de diputados, los grupos existen desde 1910. Actualmente, el Reglamento les consagra un capítulo (capítulo V, artículos 19 a 23) y los define mediante la reunión de diputados que se encuentran unidos por "afinidades políticas".

 Para constituir un grupo, es necesario cumplir con dos condiciones: reunir un número mínimo de diputados, establecido en 30 en 1959, y posteriormente en 20 en 1988; y acompañar la constitución de una "declaración política" firmada por los miembros que adhieren al grupo y presentada por el presidente que ellos mismos eligen.

 Al principio de cada legislatura, una vez constituidos los grupos, el Presidente de la Asamblea reúne a sus presidentes con miras a proceder a la división de la Sala de sesiones en tantos sectores como grupos existan.

 Los grupos definen libremente su organización, su procedimiento de reunión y de votación, así como su reglamento interno. Disponen de locales y de una secretaría. Sus atribuciones y sus facultades se han ampliado a la vez que progresaba, de manera desigual en función de los partidos, la disciplina de partido. De esta manera, el papel de los grupos se manifiesta en numerosos campos referentes a la organización y al funcionamiento de la Asamblea; la importancia cuantitativa de cada agrupo se toma en consideración para ciertos nombramientos (Mesa, comisiones, delegaciones y oficinas). De la misma manera se procede para la atribución del tiempo de uso de la palabra en los debates, la repartición de las preguntas orales o, finalmente, para la expresión de las explicaciones de una votación.

 Los presidentes de los grupos, que son miembros de pleno derecho de la Conferencia de Presidentes —en el seno de la cual disponen, en caso de votación, de un número de votos equivalente al número de miembros del grupo que presiden— disponen por lo demás de un gran número de prerrogativas en el desarrollo del procedimiento legislativo y la celebración de la Asamblea en Pleno. Por ejemplo, pueden solicitar por sí mismos o por un miembro especialmente designado con tal fin, una suspensión de sesión o una votación nominativa. Pueden asimismo solicitar la verificación del quórum, mas este derecho habrá de ejercerse personalmente. Disponen de poderes de iniciativa para la inclusión en el orden del día de determinados textos: resoluciones tendientes a la creación de una comisión de investigación o relativas a proyectos de actos comunitarios, proposiciones de ley discutidas en el marco de las sesiones mensuales de iniciativa parlamentaria.

Acceso a los grupos de la XIII legislatura

  Las comisiones y las delegaciones parlamentarias

 (Véase El procedimiento legislativo y sus etapas)
 

LA ASAMBLEA Y LAS RELACIONES INTERNACIONALES

 

Si bien es cierto que en nuestras instituciones, el papel principal en materia de actividades internacionales se asignó al Ejecutivo, existe no obstante un espacio para la intervención de las asambleas, en particular a través de lo que en ocasiones se denomina "la diplomacia parlamentaria". Su papel en este ámbito se ha incrementado en el transcurso de los últimos años.

La Asamblea Nacional interviene en primer lugar en el marco de sus competencias institucionales: autorización para ratificar los tratados y los convenios internacionales (remitirse a la tercera parte); discusión de los créditos presupuestarios del Ministerio de Asuntos Exteriores y del Ministerio de la Cooperación, discusión a la cual da lugar la deducción en beneficio de la Unión Europea, debates organizados como consecuencia de declaraciones del Gobierno sobre la política exterior o europea de Francia, que pueden asimismo dar lugar a preguntas al Gobierno. De manera permanente, la Comisión de Asuntos Exteriores es en cierto sentido delegada por la Asamblea para que siga todos los asuntos correspondientes a las relaciones internacionales.

A esta acción permanente se añade toda una serie de acciones de carácter puntual correspondientes a diversos órganos de la Asamblea: el Presidente que, con frecuencia, recibe en el Hôtel de Lassay a jefes de Estado y jefes de Gobierno, con los que se reúne además durante los viajes oficiales que realiza al extranjero, ya sea solo o acompañado por los miembros de la Mesa; las comisiones permanentes que, a través del envío de misiones de información establecen frecuentes contactos con sus homólogos extranjeros; los grupos de amistad que permiten establecer relaciones sistemáticas y estrechas con los miembros de los Parlamentos de casi todos los países.

Existen además asambleas parlamentarias internacionales a cuyas reuniones la Asamblea Nacional envía delegaciones: Unión interparlamentaria, Asamblea Parlamentaria de la Francofonía, asambleas parlamentarias del Consejo de Europa, de la Unión de Europa Occidental (U.E.O.), de la Organización para la seguridad y la cooperación en Europa (O.S.C.E.) y de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (O.T.A.N.).

En el transcurso de los últimos años se han desarrollado nuevas formas de intervención: acciones de cooperación interparlamentaria –en ocasiones designadas con el vocablo de "ingeniería democrática"- que en el caso de la Asamblea consisten en aportar una ayuda técnica para el funcionamiento de Parlamentos que desean obtener su apoyo; misiones de observación de las elecciones en países extranjeros realizadas por miembros de la Mesa.

Dentro de la Mesa, existe una delegación encargada de coordinar el conjunto de las actividades internacionales de la Asamblea. Bajo sus auspicios se organizan coloquios cuyos temas abordan ciertos aspectos de las relaciones internacionales.

Para mayor información :

L'Assemblée nationale et les relations internationales – Connaissance de l'Assemblée n° 11

La Asamblea Nacional y las relaciones internacionales Conocimiento de la Asamblea n° 11